Anadi Mi relación con ANADI y el ciclismo tras mi debut en diabetes
Blog
Mi relación con ANADI y el ciclismo tras mi debut en diabetes

Mi relación con ANADI y el ciclismo tras mi debut en diabetes

12-05-2017 Deporte
Mikel Baraibar

Hace unos meses hablando con Juantxo, presidente de ANADI, me comentó que estaban renovando la página web de la asociación. Así que cuando me enteré de que buscaban gente que escribiese en la nueva página de ANADI, me animé a hacerlo.

Mi nombre es Mikel Baraibar, nací en Pamplona en 1983, tengo diabetes tipo 1 desde el año 1990 y practico ciclismo de ultrafondo.

En noviembre de 1990, con 7 años, debuté con diabetes tipo 1. Tuvimos que aprender a controlar la glucemia con unos aparatos eternos, a dosificar la insulina con unas jeringuillas gigantes, a  planificar la comida durante todos los días de la semana, lo cual se aplicaba también al resto de la familia, y así un montón de nuevas cosas que nos sonaban a chino.

Al principio, en casa, fue duro para todos, sin embargo en el colegio la cosa fue más fácil. En mi misma clase estaba Ander Arbonies, que ya tenñia diabetes desde hace años y, además, era amigo mío, así que desde ese mismo momento compartimos aún más aventurillas de críos.
Siempre nos quedábamos a comer en el comedor del colegio y las cocineras nos con mucho cariño además de la comida habitual, 1 plato de ensalada que al resto no daban. Si uno de los dos estaba con la glucemia un poco baja en medio de clase, avisaba al otro e íbamos a la cocina, donde teníamos barra libre y cogíamos un poco de pan hasta que descubrimos dónde guardaban los bollos, que en ocasiones cogíamos más de los que nos hacían falta y luego repartíamos en el recreo con otros compañeros.

Así que mira por dónde, le supimos dar la vuelta al tema de la diabetes.

Pero no todos los beneficios acabaron aquí. Una de las recomendaciones que los médicos nos dieron, era que hacer deporte ayudaba a regular los valores de glucosa, con lo que pensé que esta oportunidad había que aprovecharla, y como ya llevaba loco un tiempo con la bicicleta, por fin pude convencer a mis padres para que me apuntasen al C.C. Villavés. Así que nos presentamos en el club, donde Pepe y Javier Iriberri “Willow” estaban sentados frente a una vieja máquina de escribir. Les contamos la película, y acto seguido sacaron de un altillo un culote y un maillot de Pescaderías Olaverri. Una semana más tarde me estrené con 8 años en la mítica carrera del 1 de mayo que se celebraba en la Chantrea, y a día de hoy sigo dándole a los pedales con la misma ilusión que la primera vez.

Durante esos primeros años de diabetes, y al mismo tiempo que practicaba mi actividad favorita, solíamos asistir, a las actividades que la Asociación de diabetes organizaba. Se hacían y se hacen actividades de fin de semana en familia o para jóvenes, charlas, cursos para cualquier público y afición, y lo que recuerdo con más cariño, los campamentos de verano. Ahí nos juntábamos durante dos semanas un montón de chicos de hasta 14 años en Ezcaray, donde compartíamos nuestras experiencias del día a día, y donde además,  nos lo pasábamos genial con las excursiones y las actividades que los voluntarios y enfermeras nos preparaban. Para variar, a estos campamentos también íbamos Ander y yo juntos.

A día de hoy, ANADI sigue más activa aún si cabe, y en su web se puede encontrar toda la información sobre campañas, noticias, enlaces a la revista Diabetesfede, ideas e información sobre alimentación. Además, tiene sus puertas abiertas para cualquier consulta en la calle Curia de Pamplona los lunes, miércoles y viernes por la mañana, y los martes y jueves por la tarde.

Todo esto es lo que sin duda aporta un valor añadido a una asociación que nunca descansa!