Anadi Mini-Reto Navarra 2019
Gaurkotasuna
Mini-Reto Navarra 2019

Mini-Reto Navarra 2019

28-05-2019 Deporte
Manu Larralde

En la primavera del 2018, Petra y Alberto, nos preguntan al grupo de “Deporte Anadi“ si queremos organizar en Navarra, el año próximo, el que será el tercer mini reto de esta maravillosa experiencia que nació en los Pirineos en 2016 y a día de hoy, continua uniendo a personas con diabetes  de toda España y Holanda, para hacer deporte en bicicleta de montaña e intercambiar experiencias propias de cada uno.

Con muchísima ilusión el grupo de navarros que formamos parte de esta historia, nos ponemos manos a la obra. Empezamos a buscar entornos donde desarrollar tres días de     “mountain bike” en nuestra tierra, y por supuesto, que sea del agrado de todos los participantes. Después de varias ideas, decidimos que LERÍN será el centro neurálgico de nuestras actividades, y que para terminar el reto, la tercera etapa participaremos en la Ibaigorri btt, una prueba que se celebra en Lerín y tiene mucho prestigio a nivel ciclo turista.

 

Hoy 18 de mayo del 2019, el mini reto ya hace veinte días que terminó. Y mirando atrás, después de muchas horas de trabajo, de muchas quedadas en bicicleta para buscar los recorridos más idóneos para nosotros, después de muchas cenas /reuniones... creo que puedo decir que el mini reto Navarra 2019 ha sido un éxito.

Y ha sido un éxito porque trabajamos con ganas, porque nos dejamos aconsejar por los que más saben en diferentes aspectos, y porque tuvimos mucha y buena ayuda.

Así, Iñigo, que conoce todo Tierra Estella como la palma de su mano, nos dio varias opciones de recorridos con los cuales hemos acertado. Además de guiar al grupo más pro, de forma espectacular. Gracias Iñigo.

Pedro, Ángel, Luis y Miguel fueron los súper guías del resto de participantes, siempre atentos, con muy buen humor y con un espíritu altruista en todo lo que hacían digno de elogiar. Gracias chicos.

Qué decir de Nuria y José, ellos eran los encargados de llevar los vehículos de apoyo, con todo lo necesario por si ocurrían percances. También llevaban nuestra comida a los puntos de encuentro y reunión de todos los participantes. Siempre dispuestos a ayudarnos en todo. Gracias pareja.

No podemos para nada olvidarnos de la asociación Ibaigorri, que nos dio todas las facilidades posibles para poder participar en su espectacular btt.

Ni tampoco al ayuntamiento de Lerín, que nos cedió su salón de actos del centro cívico para poder realizar nuestras charlas, ni de su alcaldesa que nos dirigió unas palabras de bienvenida.

Al restaurante Galo por cuidarnos tan bien. A las casas rurales La Tahona y la Cuca, por todo y también al alojamiento turístico Ona Etxea. Gracias a todos y al pueblo de Lerín por acogernos tan bien y hacernos sentir como en “casa”.

Y para acabar con los agradecimientos, no nos podemos olvidar de CONOR, la empresa navarra de bicicletas que colaboró de manera muy positiva con todos nosotros. Nos cedió bicicletas y nos acompañaron por los recorridos, Pruden Indurain y Oscar Berrueta trabajadores de la marca, de los cuales nos aprovechamos para reparaciones varias. Pruden también participó en las charlas de la tarde, contándonos muchas experiencias del ciclismo profesional. Gracias.

Agradecer también a Ciclos Lizarra por dejarnos una bicicleta, y a Cycla, por instruirnos en los primeros auxilios para nuestras bicicletas. Gracias.

 

El reto comenzaba el miércoles 24 de abril cuando los aproximadamente 40 ciclistas con diabetes, los endocrinos y enfermeros que cuidarían de nosotros, los guías, voluntarios y los organizadores de la Fundación Bas Van de Goor llegaríamos a cenar a Lerín.  El miedo nos recorrió a todos el cuerpo viendo lo que llovía esa tarde, más vale que solo fue un susto y la climatología también se portó bien con nosotros. Cena, presentaciones, besos y buenos deseos para todos antes de acostarnos.

 

 

El jueves 25, empezaba el reto de verdad, después de un gran desayuno, la primera ruta del reto consistía en salir de Lerín, pasar por sus verdes campos atravesando por el camino tierras de Allo, Dicastillo, Arroniz, y Arellano, para llegar al pico más alto de Tierra Estella, Montejurra. Cada uno de los tres grupos en los cuales nos habíamos dividido, por nivel físico y técnico, teníamos recorridos diferentes, aunque muy parecidos, y nuestro lugar de encuentro común era para comer a las orillas del rio Ega en el puente de Morentín.

Allá nos juntamos el grupo A y B, el C debido a varias averías se quedó a comer en Dicastillo, a apenas 5 kms. de distancia. La vuelta hacia Lerin fue rápida por caminos cercanos al rio Ega. Y a eso de las cuatro de la tarde estábamos todos en casa lavando las bicis del barro que había provocado las lluvias del día anterior. El resumen del día era que habíamos hecho según los grupos, entre 57 y 70 kms. con desniveles entre 700 y 1000 metros.

Pequeño descanso, gracias a lo bien equipadas que estaban las casas, Jacuzzi y duchas, para después sobre las 19 h. en el salón de actos del centro cívico, escuchar boquiabiertos las aventuras de, por una parte Pruden Induraín y sus experiencias en el ciclismo profesional, y por la otra, Iñigo Labat guía de los más pros, que nos contaría su recién terminada experiencia en la “ Cape Epic “ en Sudáfrica. Charlas las dos muy interesantes, entretenidas, y con divertidas anécdotas contadas por sus protagonistas. Al terminar, era la hora de la cena, que se convertía en la comida fuerte el día, después del desgaste hay que rellenar el glucógeno gastado, y preparar para la siguiente etapa. Sobremesa analizando temas sobre diabetes, y como se habían comportado nuestros cuerpos durante el día, consejos de nuestros profesionales de la salud para el próximo día, y a descansar.

 

 

El viernes 26 de abril tuvimos que empezar por modificar el trazado inicial, demasiado barro en un entorno más árido que el del día anterior. La ruta de hoy, saliendo de Lerín, nos llevaría por campos de Carcar, Lodosa y Sesma. Divididos en tres grupos de nuevo, salimos con ganas a enfrentarnos a la famosa “Sierra Perra“ con sus sendas y sus toboganes pedregosos. Ruta algo más corta que nos reuniría, esta vez sí, a los tres grupos, en la plaza principal de Sesma para comer todos juntos y contar aventuras ocurridas en el transcurso de la mañana. Aquí nos dio mucha pena tener que despedir al gran Pruden Induraín, ¡menudo crack!, que tenía otras obligaciones. Después de una larga eso sí sesión de fotografías, se despidió cariñosamente de todos nosotros. ¡Chapeau Pruden!.

Esta vez para volver a Lerín preparamos tres opciones, un grupo volaría por sendas y reconocería el terreno de un trozo muy duro conocido como “La Planche “ que formaba parte de la tercera etapa en la Ibaigorri btt. Otro grupo, más tranquilo volvería a Lerín por sendas encontrando mucho barro en su ruta, y un tercer grupo eligió caminos parcelarios para regresar más descansados, al final se arrepintieron, y aún hicieron unos kilómetros por” los pinillos del paredón” otro tramo de la carrera del día siguiente. Habíamos recorrido entre 45 y 65 kms, con desniveles de entre 600 y 800 metros.

Al igual que el día anterior después de limpiar bicis, descanso, jacuzzi y duchas antes de la nueva charla del día.

Antes de la charla, nos tocaba recoger los dorsales para la Ibaigorri btt, y ahora sí a la charla de nuevo. Esta vez los protagonistas de la charla, toda ella relacionada con la diabetes, iban a ser dos de nuestros compañeros holandeses. Marion Fokkert, investigadora en todos los retos que hacemos, nos presentaría un estudio sobre nuestro reto en Sierra Nevada en septiembre del 2018, sobre el medidor de glucosa continuo “Eversense” y el medidor de glucosa tipo flash “Freestyle“ a personas con diabetes en deporte de alto rendimiento. Interesantísima exposición y conclusiones sobre estas nuevas tecnologías. También nuestro compañero Jeroem Flim nos habló, y nos contó su experiencia personal sobre la bomba infusora 670 de Medtronic, con unos valores espectaculares en su diabetes. Concluida la charla después de un buen rato de dudas y preguntas a los protagonistas, con la gran ayuda de Elias en la traducción, un rato para hablar sobre el interesante tema tratado en la charla, cena, sobremesa y descanso, al día siguiente llegaba la etapa reina, y algunos querían competir.

 

Sabado 27 de abril  IBAIGORRI BTT

Llego el gran día, la carrera tiene tres recorridos, uno corto de 33 kms. Otro recorrido de unos 50 kms y el tercero es el mismo recorrido, añadiéndole la temida “ Planche “. En nuestro grupo de corredores participamos en los tres formatos de recorridos.

En salida cerca de 800 participantes, muchos nervios se sienten antes de comenzar. La carrera tiene tres avituallamientos muy completos, por lo que no es necesario llevar demasiadas cosas encima, nosotros tampoco nos podemos fiar, y llevaremos hiperglucemiantes, por tranquilidad.

Comienza la carrera y ella sola va poniéndonos a cada uno en nuestro sitio. El ambiente que se respira en el primer avituallamiento es muy festivo, para cuando llegamos al segundo, las piernas están cansadas después de tres días dándolo todo. El tramo final del recorrido a mí personalmente se me hace duro, y sueño con llegar a meta.

Cuando por fin llegamos, la mayor parte de nuestro grupo estaban esperándonos para hacer una foto de equipo en el podio. Nuestros compañeros estaban contentos, les había gustado la prueba, y algunos habían conseguido puestos muy, muy dignos. Así, Abel, había hecho quinto en la general , Javi, primero en su categoría sub 23, Yoli, segunda de la general y primera en su categoría, Noe, cuarta de la general y unos cuantos muy buenos puestos. También es verdad que otros fuimos los encargados de cerrar la carrera, je je.

Y con este “regustillo” tan bueno, llegó la hora de degustar unas espectaculares paellas en la comida que prepara la organización para todos los participantes y voluntarios. A continuación en un ambiente festivo se fue pasando la tarde muy a gusto, Osasuna también se sumo a la fiesta dejando el ascenso casi listo, Los vecinos de Lerín ya nos conocían un poco más y nos apodaron como “Los Azucarillos “ con un trato muy bueno hacia nosotros.

Hubo algunos de los compañeros que por diferentes motivos, nos tuvieron que dejar y volver a sus respectivos lugares de origen.  Una pena que no se pudieran quedar a la cena y fiesta de despedida. Quizá por la tristeza de su marcha, por el cansancio acumulado y porque a la mañana siguiente muchos habían de madrugar, la mayoría de los compañeros se fueron retirando a sus camas a descansar. Hubo algunos, los más valientes, que aguantaron el ritmo hasta bien entrada la madrugada.

Y así llegó el domingo 28, final del reto y despedida a los grandes compañeros con los cuales hemos compartido esta aventura. A algunos que iban a madrugar mucho los despedimos la noche anterior, y luego por la mañana, desayuno y en pequeños grupos fuimos despidiendo a todos. Cada coche que partía , dejaba un hueco difícil de llenar. Cuando se fueron los tres últimos Adrian, Eric y Gorka, se me quedó una extraña sensación, estaba contento porque todo había salido bien y no habíamos tenido ningún percance serio, la gente se iba contenta de la maravillosa experiencia vivida los últimos días, pero... se iban, y ya les echaba de menos. Junto a Ángel me quede recogiendo los últimos detalles que quedaron, y devolviendo todo lo necesitado. Nos despedimos, y triste, pero con un gran sabor de boca, empecé a soñar con nuestro nuevo encuentro. Quizá sea en Bierzo y Babia en junio, lo intentaré, pero seguro será en Soria 2020.  Amigos, se os quiere y mucho!!!!!  

 

                                                             MANU

 

¡¡¡Nos vemos en Soria 2020!!!